EL ESTIGMA DEL SUICIDIO

¿Por qué no hablamos del suicidio?

"Supuestamente se trata de evitar una posible conducta imitativa, pero la estrategia del silencio no está funcionando"

Juan Carlos Pérez Jiménez

Para entender el porqué, nuestra visión actual sobre el suicidio y el origen de nuestros prejuicios, es necesaria una visión histórica así como la desmitificación de algunas afirmaciones muy arraigadas en nuestra sociedad. El suicidio es una muerte estigmatizada, silenciada, un tabú.

MITES I REALITAT DEL SUÏCIDI

Los intentos de suicidio son para llamar la atención. 

Los intentos de suicidio son una manifestación de la desesperación y del sufrimiento de una persona. 

La persona que realmente quiere acabar con su vida, no avisa. 

9 de cada 10 personas manifiestan su intención.    

Les personas que se suicidan son cobardes o valientes. 

La persona que se suicida no es cobarde ni valiente sino que se encuentra vinculada a un alto grado de sufrimiento y no ve otra salida. 

El que se suicida padece un trastorno mental.  

Los trastornos mentales son un importante factor de riesgo pero no todas las personas que se suicidan sufren una patología mental.

El suicidio no se puede prevenir. 

Existen síntomas definidos y la mayoría de las personas expresan sus intenciones. Por lo tanto, la conducta suicida se puede prevenir. 

Los medios de comunicación no deben hablar del suicidio para evitar el "efecto llamada" o "efecto Werther"

La publicación de la información es necesaria y contribuye en la prevención del suicidio. Esta información debe ser transmitida de forma responsable y adecuada. 

VISIÓN HISTÓRICA 

Antigüedad Clásica

  • Grecia Antigua: El suicidio se concebía como un acto indigno y vergonzoso, hasta perseguido (en especial entre las clases bajas). Aún así, se toleraba el suicidio para preservar el honor, para evitar un sufrimiento excesivo y por razones de patriotismo. 

  • Roma: El suicidio se conviertió en un asunto de importancia económica. Se consideraba un acto condenable, se negaba la sepultura a los suicidas y se confiscaban los bienes de la persona que se suicida. Se toleraba el suicidio por razones específicas, por ejemplo, por un trastorno mental.

 

Edad Media

 

  • Se rechazaba el suicidio. Se creía que el alma del suicida era condenada al infierno por toda la eternidad. 

icona ubicacio.jpg

ds.mansamigues@gmail.com

teléfono: 722 18 84 04

c/Sant Pelegrí nº3 primera planta

icona mail.jpg

ds.mansamigues@gmail.com

teléfono: 722 18 84 04

c/Sant Pelegrí nº3 primera planta

FH_LOGO_PNG-1 (1)2.png

Registro de Asociaciones de la Generalitat de Catalunya nº 64122

IBAN DONATIVOS: ES76 3025 0025 2114 0000 9159